Receta De Conejo Guisado Al Ajillo

Cómo preparar conejo al ajillo. Supongo que a pocos les extrañará si digo que hay muchas recetas que recuerdan momentos muy concretos. Eso se aplica a esta receta de conejo al ajillo, por ejemplo. Siempre me hace pensar en la casa de campo, uno de esos días de verano que son tan largos que puedes cenar mientras todavía hay algo de luz.

Debo reconocer que esta receta me la ha pasado mi abuela y ahora está en mis manos. Recuerdo cuando ella estaba viva y preparaba este plato con todo su amor y dedicación como si fuera lo más importante del mundo. Y tal vez fue por ella.

pollo al ajillo receta dela abuela

Recuerdo cómo me miraba con una sonrisa cada vez que lo comía y me decía: “Este conejo está delicioso, pero lo que lo hace aún mejor es tu compañía”. Y luego agregaba: “¿Sabes? Esta receta merece ser hecha con amor”. Tenía razón porque cada vez que lo hago, siento que mi abuela todavía está aquí conmigo y me dice esas mismas palabras.

La Receta De Conejo Al Ajillo

Esta receta es el resultado de un recuerdo que me viene a la mente. El recuerdo que me viene a la cabeza es el de mi hermana, mis primas, que veraneaban con nosotras, y yo, sentados a la mesa cenando en la terraza con un conejo al ajillo delante de mí. Todos los niños estaban juntos con mis padres. Todos están frente a este plato. Discutiendo como niños qué pedazos de conejo quería cada uno, con mis padres mediando, resolviendo conflictos y tratando, de vez en cuando, de conseguir algún que otro pedazo de los que más les gustaban.

Ingredientes

  • 1 conejo (o 2 si los trozos son pequeños) cortado en trozos
  • 1 taza de arroz (suficiente para 4 personas)
  • 1 cebolla roja picada finamente
  • 1 pimiento verde picado finamente
  • 2 tomates picados finamente
  • 1 diente de ajo machacado con sal (opcional)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (o cualquier otro aceite vegetal que tengas en casa)
  • pimienta negra, sal y jugo de limón al gusto

La Preparación

Cortar el conejo en trozos, y sazonar con sal y pimienta por ambos lados. Cortar la cebolla en rodajas finas y aplastar los dientes de ajo con la parte plana de un cuchillo. En una sartén grande calienta un poco de aceite (suficiente para cubrir el fondo de la sartén) y saltea el conejo hasta que esté dorado por todos lados. Retire del fuego cuando esté listo y reserve.

Ver videotutorial: https://www.youtube.com/watch?v=C4axuzfkhz4

Agregue más aceite si es necesario y saltee la cebolla hasta que esté suave y dorada, retire del fuego cuando esté lista. Agregue más aceite si es necesario y saltee el ajo hasta que esté dorado, retire del fuego cuando esté listo. En un bol mezclar todo junto: trozos de conejo frito, cebolla frita y dientes de ajo fritos y servir caliente o frío con pan o patatas.

Conclusiones

Cuando cocino conejos con mi abuela, es una tradición que sigo. Creo que este tipo de sabores son inseparables de mi infancia y del tiempo despreocupado que pasé en el campo con mi familia. Cada vez que preparo este plato me recuerda al sol que entra por la ventana ya mi abuela en su cocina. Pero ahora mi vida ha cambiado, y vivo en otro lugar, pero queda una cosa: cuando la preparo, sigo pensando en mi abuela porque ella me enseñó a cocinar esta comida como ella misma la prepararía.

 

 

Leave a Comment